Ciencia, Management y llegar a lo posible. Dadme el conocimiento y moveré el mundo.

Ciencia, Management y llegar a lo posible. Dadme el conocimiento y moveré el mundo.

Hemos crecido con la mentalidad de que sólo los superhéroes son capaces de tener la fuerza para mover el mundo. Cada día gracias a los comics, la TV y el cine, se suman muchos más a la lista de superhéroes.  La mentalidad, como es sabido, es difícil de cambiar y siempre esperamos que estos medios nos presenten a cada uno de ellos, sin embargo, es difícil pensar que vivimos rodeados de ellos y que incluso muchos de nosotros podríamos ser parte de estos admirados supers. El conocimiento es capaz de lograr lo que podría parecer imposible. Los managers de nuestro tiempo están dotados de armas visibles e invisibles y aún no son concientes de su gran poder…

Permítanme explicarme con una noticia del mundo de la física:

“Creemos que la aceleración es un efecto del vacío sobre el vacío. La repulsión del vacío con el vacío es lo que acelera la expansión. Si el vacío no esta vacío y es una sustancia, se le puede hacer vibrar y las vibraciones de una sustancia a un nivel fundamental corresponden a partículas nuevas y la partícula que sería el resultado de las vibraciones del vacío sería la partícula de Higgs…”

Extraordinaria y fantástica jerigonza excelentemente concatenada en la explicación que diera Álvaro de Rújula, físico teórico del proyecto, que con la construcción de “el gran colisionador de hadrones”, la máquina científica más grande jamás construida, pretende reproducir las condiciones del Big Bang.

Para tantos de nosotros ha sido algo fantástica toda la teoría generada acerca de la formación del universo. Desde la primera vez que escuché hablar sobre el Big Bang, este se convirtió en un asunto totalmente ideal y alejado de la realidad para mí y jamás pensar que un tiempo tan cercano pudiese realizarse un experimento tal, que reproduciera las condiciones de semejante hecho.

La gigantesca máquina, se encuentra en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) y pretendía probarse durante estos meses.

Con la máquina se intentará conocer las partículas que resulten del choque de dos haces de protones a una velocidad cercana a la de la luz en el interior de un túnel de 27 kilómetros de circunferencia en condiciones similares a las registradas luego de la gran explosión que describe la teoría del Big Bang.

Esta máquina…, según la explicación de Rújula, será capaz de acelerar protones a una energía 10 veces superior a la que se ha estudiado anteriormente. Cada uno hace chocar 2 partículas a muy alta energía, uno puede crear cosas nuevas que no estaban allí antes. Esto se basa en la fórmula de Albert Einstein, según la cual la energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado, que significa que podemos convertir energía  en masa. Así que la energía del movimiento de estas partículas, se transforma en la masa de partículas nuevas, que son muy inestables, que no existen en la naturaleza, ya que se han desintegrado, de manera que para conocerlas, hay que crearlas…”.

He querido poner este ejemplo de algo, aparentemente imposible de conocer hasta hoy, por sus condiciones propias y que han servido tanto para la especulación, incluso dentro del mundo científico y que de alguna forma ya se dan pasos realmente impresionantes para llegar a la esencia, conocimiento real y objetivo del fenómeno a través de la experimentación y simulación.

Quien sabe lo que pudiera  resultar de este experimento, no ya del funcionamiento de los aparatos, sino después, si por fin se logra el resultado deseado…, pero lo que más me atrae de todo este asunto y notición son las puertas que puede abrir, no a la física y a las ciencias en general, sino a la mente humana.

El hombre es un ser en esencia, bastante incrédulo, reacio a los cambios, a lo nuevo, a lo diferente, pero además es poco arriesgado cuando no tiene suficiente certeza de los resultados. No abundan los experimentos en gran parte de las ramas de las ciencias y menos aún en la esfera de los negocios. Claro, que a ninguno le gusta arriesgar sin pocas probabilidades de éxito, mucho más, cuando no existen o se desconocen métodos y/o herramientas que nos permitan llegar al futuro, probando fórmulas ideales y ver sus resultados…

La simulación es un arma que se nos muestra a la espera de logros significativos en la esfera de los negocios y aunque se toca en cada uno de los cursos y grados científicos relacionados con la ciencia del management, no somos capaces de utilizarla lo suficiente y sacarle todo el provecho que le pudiéramos sacar.

Las grandes organizaciones y aquellas otras que pregonan y se pavonean de innovadoras, con grandes departamentos de desarrollo e investigación le dedican grandes recursos a investigaciones de desarrollo e innovación tecnológica, pero los procesos son manejados aún por aquellos con grandes dosis de burocracia y sin mucha fundamentacion científica.

Imaginemos un proceso cualquiera dentro de un hotel donde identifiquemos determinadas variables que influyan y participen en el mismo. Elijamos un final deseado de dicho proceso. Juguemos con las variables hasta llegar a ese final.

Realicemos lazos de control en cada proceso y accionemos sobre ellos…

Claro, es lógico, dirán muchos, eso es cosa de científicos y no de managers, no de negocios…, pero el management es ciencia, mucha ciencia y aún mucha mas ciencia de lo que podamos pensar… ,no es sólo arte e intuición.

De ahí la necesidad cada día mas de lograr en nuestras organizaciones un mayor nivel científico….

Con sólo simular un proceso, podríamos llegar a saber, sin tener que experimentar en la vida real, los resultados de este y las variables y/o recursos a disponer para lograr lo deseado…

Es hora de actuar, contamos con la información, disponemos del conocimiento y nos vamos adentrando en las entrañas de su era. Aquí están las herramientas necesarias para alcanzar los logros que tanto necesitamos, cambiemos un tanto la mentalidad, complementemos la intuición y el arte con el análisis, con esos métodos y tecnología científica que van impresos en nuestros diplomas y curriculums. La brecha de lo deseado y lo que hoy tenemos no es infranqueable. El management estratégico no es un plan para mostrar, es un arma para llegar al sueño, el que con astucia, inteligencia, información y conocimiento se puede convertir en realidad. Con estas armas podemos mover el mundo de nuestro negocio y engrosar la lista de superhéroes.

Jerry Wind y Colin Crook, en The Power of Impossible Thinking, plantean:

“Actuar supone tomar decisiones y hacerlo de forma rápida, soportando un cierto estrés y acuciados por el paso veloz del tiempo, luchando contra la incertidumbre y paliando la falta de información con nuestros conocimientos en la materia.

Las personas que conocen en profundidad un tema determinado saben encontrar el significado de una situación relacionada con el mismo mucho antes que el resto de la gente, aunque posean menos información. Existen dos formas de tomar decisiones: una es analítica y la otra intuitiva. Si tuviésemos toda la eternidad para decidir qué pasos dar, podríamos analizar infinidad de elementos; sin embargo, a menudo encontramos limitaciones temporales que nos obligan a decidir con rapidez y entonces confiamos en nuestra intuición. En su vertiente positiva, la intuición nos invita a realizar saltos creativos. En su vertiente negativa, por el contrario, presenta varias debilidades como el peligro de tomar la decisión equivocada o la dificultad de comunicarse y coordinarse con otras personas.”

Leave a Reply