De abajo hacia arriba

Tengo algo rondando en la cabeza desde hace días, y no lo compartí por no encontrar las palabras adecuadas para ello.

El hambre agudiza el ingenio, y la estancamiento en la medida que despierte la necesidad de innovar a bajo coste en el sector hotelero hará que tomen nuevas y efectivas acciones orientadas al máximo retorno.

 

Mi bola de cristal particular me dice que que este efecto va de abajo hacia arriba, es decir empezando por hoteles de hoteles de inferior categoría y precio, para ir subiendo de categoría con el tiempo. Es lógico, la baja demanda está afectando a los hoteles de gama alta, que para sobrevivir se están viendo forzados a competir con con establecimientos de gamas inferiores siempre que sus costes operativos se lo permitan. Estos últimos, a su vez, están haciendo lo mismo, y así sucesivamente, quedando sólos y desamparados los establecimientos de categorías inferiores, sin poder arañar cuota de mercado a nadie.

Desde la perspectiva del cliente, tambien tiene sentido, si un hotel de 5 estrellas compite en precio con uno de 4 estrellas, el cliente por lo general preferirá al de 5 al de 4, al igual que el de 4 que el de 3, y así sucesivamente. De hecho ya existe una competencia en precio entre hoteles de 4 estrellas con hoteles Low Cost.

A  medida que pasa el tiempome doy cuenta de lo siguiente:

  • No existe un Nuevo Marketing, sino el marketing de toda la vida en el que hemos añadido nuevos conceptos y nuevas ideas.
  • No existe el Internet Social, sino que hemos sido capaces de entender que Internet ha evolucionado hacia un nivel de participación social tremendamente activa.

Los hoteles tomarán buena nota de la importancia del posicionamiento global de sus sitios, su orientación al cliente, el marketing efectivo basado en los modelos actuales.

No quiero decir que el enfoque social, con el que hasta ahora hemos estado mareando la perdiz  carezca de sentido, sino que formará parte del enfoque estratégico de cada una de las empresas.

¿Que ocurrirá? Pues no lo se, pero la lucha por competir y conseguir al cliente, está llevando a los hoteles a buscar fórmulas innovadoras y a posicionarse frente al cliente a menores costes de intermediación, buscando la máxima rentabilidad reserva a reserva.

Vamos a ver que ocurre. Por desgracia, algunos hoteles y destinos estaban demasiado bien acostumbrados, ahora que toca vender de verdad, es cuando vemos quienes habían perdido la costumbre.

Suerte !

Leave a Reply