Cuando baja la marea…

Eso es lo que la sabiduría popular dice y estoy completamente de acuerdo. El día a día me da la razón en este sentido.

Lo peor creo no es darse cuenta de repente de que uno se encontraba en pelotas, o lo que es lo mismo, asumir las carencias de uno mismo y la ineficacia de lo aprendido o lo desaprendido hasta la fecha, sino que lo peor es pensar que uno en realidad ya está bien con lo que lleva puesto. ...  seguir leyendo