Triunfadores

Hay muchos hoteles que creen que lo están haciendo tan bien que es imposible hacerlo mejor, y repiten temporada tras temporada los mismos planteamientos, las mismas acciones y las mismas estrategias. Son hoteles que llevan en sí mismos la semilla de su destrucción, permítaseme la cursilada. Porque desde la cima, desde la perfección, lo único que podemos hacer es caer.

Es el ciclo vital. Todos, todo tiene un ciclo vital de nacimiento, afianzamiento, crecimiento, cima y decadencia. No falla. El ser humano, los destinos turísticos, los órganos vivos, las relaciones amorosas… ¿Las empresas? Tal vez estas tengan la posibilidad de librarse. ...  seguir leyendo