El Liderazgo y la Influencia, las virtudes fundamentales de la Dirección Hotelera

No puede haber liderazgo sin influencia, porque influyendo es cómo lideran los líderes. Hay una profunda diferencia entre la direccion y el liderazgo y ambos son importantes. Dirigir significa responsabilidad para llevar a cabo. Liderar es influir, orientar en lo que se refiere a dirección, rumbo, acción y opinión. Un factor esencial en el liderazgo es la capacidad de influir en los demas sin recurrir al temor. ...  seguir leyendo

Mintiendonos a nosotros mismos sobre nuestra capacidad de liderazgo

Todos tratamos de pensar bien de nosotros mismos, pero hay mentiras que podemos decirnos que nos hacen daño. Tal vez tememos ser vulnerables, pero terminamos alejándonos de las verdades que necesitamos, y el costo es alto.

¿Se reconoce en alguna de estas falsedades? Si es así, puede ser el momento de tener una conversación sincera con usted mismo:

1. Estoy en control El control es una ilusión. Como líder, debes permitirte abandonar la ilusión de control y dejar que tu liderazgo te guíe. Céntrate en las cosas que puedes controlar y deja que el resto se vaya.

2. Puedo hacer esto por mi cuenta. Nadie hace nada solo. No importa los logros que hayas logrado, no lo hiciste por tu cuenta. Se necesita un gran equipo, un maravilloso grupo de personas con talento para hacer un impacto. Pregúntate quién ha contribuido a tu éxito.

3. No tengo tiempo. El tiempo es precioso, para todos, y tal vez especialmente para los líderes, pero siempre hay tiempo en el día para lo que es importante. Decirte a ti mismo que no puedes cumplir una prioridad porque el tiempo es solo dar excusas.

4. Si lo ignoro , desaparecerá. Es triste pero cierto: hay veces en que todos todavía caemos en esta vieja mentira. La mayoría de las veces, lo que ignoramos crece y se vuelve aún más engorroso. Lo que sea que esté pasando, lidia con eso. No puedes cambiar lo que te niegas a confrontar.

5. Siempre sé todo mejor que nadie. En serio, ¿es esa la verdad? El liderazgo se trata de la inclusión y el aprendizaje, no de tener la razón. No todos los líderes saben qué es lo mejor o tienen todas las respuestas, y el mejor enfoque en continuar aprendiendo y creciendo. Si cree que lo sabe, mire a su alrededor para ver dónde puede hacer más preguntas.

6. Soy un buen oyente. Hay una gran diferencia entre escuchar de verdad y esperar pacientemente su turno para hablar. Una de las formas más sinceras de respeto es escuchar lo que otro tiene que decir. Y para los líderes, el arte de la conversación está en escuchar.

7. Mi ego no se interpone en el camino. Nada destruye el liderazgo más rápido que el ego. La próxima vez que sientas que el tuyo está fuera de control, lo que nos puede pasar a cualquiera de nosotros de vez en cuando, recuerda que la nobleza no reside en ser superior a nadie sino en crecer más allá de la persona que una vez fuiste.

8. Todo el mundo lo hace. Es responsabilidad del líder saber la diferencia entre el bien y el mal, sin importar lo que digan o hagan los demás. Nunca puedes estar bien haciendo el mal, y nunca puedes estar equivocado haciendo el bien.

9. La gente no necesita elogios. Nos puede gustar pensar que las personas operan independientemente de nuestras acciones. Pero cuando las personas no reciben el reconocimiento suficiente, cuando sienten que a nadie le importa, una gran parte de su motivación se desvanece. Lo que alabas aumenta; Lo que ignoras se vuelve invisible e inefectivo.

10. La emoción es debilidad. Algunos líderes quieren mantenerse más allá de la emoción para parecer fuertes. Pero compartir su debilidad es hacerse vulnerable, y hacerse vulnerable es mostrar su fuerza. Los mejores líderes tocan los corazones, y esa verdad siempre funciona.

11. A veces hay que recortar esquinas para salir adelante. La única forma de liderar es liderar con integridad y altos estándares. Siempre ponga su mejor pie adelante, la vida es demasiado corta para desperdiciarla viviendo por debajo de sus estándares.

12. No estoy aquí para hacer amigos. La vieja escuela de liderazgo le dirá que los líderes no pueden ser amigos porque pueden llevar al favoritismo. Pero al igual que la amistad, el verdadero liderazgo implica el desinterés y la preocupación por el bienestar de los demás, actuando en su beneficio y no en beneficio personal.

Siempre habrá mentiras que nos decimos a nosotros mismos, pero la autoconciencia requiere que miremos más allá de ellas para descubrir la verdad sobre nosotros mismos y quienes nos rodean.

La honestidad no cuesta nada, y mentir puede costarte todo . Cuando dices la verdad, se convierte en parte de tu pasado. Cuando mientes, se convierte en parte de tu futuro.

Liderar desde el interior: las mentiras son a menudo soluciones temporales al problema permanente. Escucha las mentiras que hablas y aprende a decirte la verdad.

Cómo llevarse bien con personas negativas

Las personas negativas aparecen regularmente en nuestra vida profesional y personal.  Todos conocemos a personas con las que es difícil tratar debido a su negatividad, sean clientes, jefes o empleados. Algunos son demasiado exigentes o abrasivos. Otros pueden ser arrogantes o emocionalmente abusivos.

Cualquiera sea la forma que tome su negatividad, hace que la comunicación sea estresante, y un enfoque incorrecto puede empeorar las cosas.

La mayoría de las veces, no podemos elegir con quién hacemos negocios, pero podemos elegir cómo interactuar con ellos. Durante mi trayectoria profesional he ayudado a mis colegas y empleados a aprender cómo llevarse bien con todos los que se encuentran, incluso aquellos que son tan negativos que son completamente tóxicos.

Algunas de las mejores ideas para salir de esas discusiones se enumeran aquí. Pueden ayudarlo a mejorar sus relaciones con las personas negativas en su vida, o al menos coexistir con ellas con menos estrés y conflicto.

Trata a las personas como quieres que te traten. Independientemente de lo negativos que sean, siempre sé amable. A veces, una relación con una persona negativa se puede mejorar con un poco de amabilidad.Sonríales o saludándolos cuando los veas. Ser amigable no es un signo de debilidad sino de fortaleza y confianza.

No lo tomes personalmente. Cuando te encuentres con personas negativas, recuerda no tomar su negatividad personalmente. El problema no eres tú; Es su actitud. Si puedes mantenerte conectado con esa verdad, será más fácil manejar su negatividad.

No te pongas a la defensiva. Cuando se trata de una persona negativa, es importante mantener la calma. Mantenga su lenguaje corporal y el tono de su voz bajo control. Piense en lo que va a decir y cuál es su objetivo para la conversación, y no reaccione impulsivamente si otra persona le ofende.

Evita los argumentos. Si es posible, no estés en desacuerdo con personas negativas. Encuentra maneras de estar de acuerdo o de ignorarlos. Discutir solo te hará involucrarte emocionalmente en la situación y desencadenará tus respuestas de lucha o huida, haciendo que sea más difícil para ti pensar con claridad y responder adecuadamente.

Mantén tu sentido del humor. Mantén la calma y la racionalidad, evita la tentación de sumar puntos retóricos y rehuye de participar en una batalla en la que no quieras pelear. Es mucho más probable que logres un resultado satisfactorio si puedes mantenerte tranquilo, sereno y sereno.

Llamar la atención a lo positivo. La mayoría de las personas tienen al menos algunos rasgos redentores, así que trata de encontrar algo bueno.Si hay algo que la persona hace bien, concéntrate en eso. Elige ser positivo, no importa lo negativos que sean.

Concéntrese en el tema, no en la persona. Concéntrese en el problema, la tarea, el proyecto, el problema que debe resolver o discutir en lugar de la persona con la que está tratando. Esto ayuda a evitar que la conversación se convierta en ataques personales y puede llevar a actitudes más positivas por todas partes.

Liderar desde dentro: siempre tienes el control. Tú siempre tienes una opción. Puedes elegir permitir que la negatividad caiga sobre ti o aprender la mejor manera de manejarlo.

Cinco Estrategias para crear un Equipo de Alto Rendimiento

Ningún líder se propone liderar un equipo ineficaz. De hecho, muchos líderes invierten mucho tiempo y energía pensando sobre cómo crear el equipo perfecto de alto rendimiento que trabaje de manera eficaz y consistente y ofrezca resultados.

Sin embargo, hay un problema. Muchas de las estrategias que los líderes han adoptado para mejorar el trabajo en equipo, aunque bien intencionadas, no son tan efectivas.

Me gustaría sugerir cinco estrategias que pueden ayudar a crear un equipo de alto rendimiento que tenga impacto sobre los resultados.

1. Lograr la química correcta

Muchos líderes crean equipos que carecen de diversidad y son demasiado grandes. Es natural contratar personas como nosotros, pero eso crea un equipo de clones. Esto no ayuda al equipo a aprovechar la gran cantidad de conjuntos de habilidades diferentes que existen. Además, cuando el equipo es demasiado grande, puede ser difícil establecer relaciones de confianza con sus compañeros.

Los equipos necesitan tener una gran química entre los individuos. Un equipo florece cuando cada miembro del equipo se entiende mutuamente y todos tienen claro el papel que desempeñan. Solo piensa en un equipo de futbol. Los mejores jugadores del mundo no tienen que mirar hacia arriba antes de pasar la pelota. Solo saben dónde estarán los miembros de su equipo. Esta certeza de que los miembros de su equipo tienen el apoyo de los demás crea un entorno seguro y cómodo para funcionar.

2. Crear las reglas de compromiso adecuadas para el equipo

Un desafío para los líderes cuando se forman equipos es cómo administrar las reglas de participación. Las mejores reglas de compromiso identifican el objetivo del equipo, establecen las reglas operativas y definen dónde residen las responsabilidades.

Sin embargo, muchos líderes luchan con el dilema de cómo definir estas reglas. ¿No tenemos reglas de equipo para que el equipo sea ágil, flexible y tenga autonomía, o imponemos un conjunto de reglas y nos arriesgamos a sofocar la creatividad y la innovación? Uno de los desafíos con el enfoque anterior es que nadie tome la iniciativa, ya que todos están esperando que alguien más actúe. Esto puede crear parálisis y tiene exactamente el efecto contrario al deseado.

Los equipos que desarrollan reglas de compromiso son siempre más ágiles, teniendo un comportamiento más proactivo y logrando sus objetivos con mayor frecuencia que los equipos que no se molestan en hacerlo. Además, el proceso de desarrollo de las reglas de participación majora la cohesión y la eficacia del equipo.

3. Crear confianza y ser vulnerable

La falta de confianza es la razón principal por la que los equipos fallan. Entonces, ¿cómo se construye la confianza? Siendo vulnerable y compartir historias sinceras sobre usted y sus experiencias ayuda a generar confianza. Esto permite a los miembros del equipo conectarse emocionalmente entre sí y es una forma rápida de generar confianza.

Como Thompson señaló:

“Sacar a relucir nuestros peores momentos en los últimos seis meses puede realmente ayudar a nuestro equipo. Casi todas nuestras intuiciones son equivocadas “.

4. Deje de perder el tiempo en reuniones

Si bien las reuniones son un vehículo útil para compartir información rápidamente con varias personas, muchas reuniones están mal estructuradas y rara vez logran los resultados para los que fueron diseñadas. ¿Por qué? Porque la mayoría de las reuniones están diseñadas para generar ideas en lugar de evaluarlas y ampliarlas.

Aproximadamente el 25% de su equipo es excelente para generar ideas, así que fomente la lluvia de ideas antes de la reunión y obtenga todas las ideas sobre la mesa, luego durante las reuniones simplemente céntrese en analizar las ideas, realzarlas y desarrollarlas.

Además, las reuniones tienden a ocupar todo el tiempo disponible, así que concéntrese en tener reuniones más cortas con resultados acordados. A menudo, cuatro reuniones de 30 minutos pueden ser más efectivas que una reunión de dos horas.

5. Anime a los miembros del equipo a desafiarse unos a otros

Los grandes equipos se desafían entre sí y esto alimenta su creatividad e innovación. Sin embargo, para que este desafío sea productivo, cada miembro del equipo necesita sentir que tiene voz y puede ser escuchado sin temor a las consecuencias. Cuando existe este nivel de confianza y cultura, el equipo puede tener un alto rendimiento.

Gestionar Personas es conocerlas

Para empezar cada vez me gusta menos eso de “gestionar personas”, me suena demasiado impersonal, parece como si cosificara al ser humano. Debemos empezar a cambiar el lenguaje para poder cambiar la realidad.

Dicho esto, vamos al meollo. No puedo gestionar, perdón, relacionarme adecuadamente en la organización con quien no conozco. Cada trabajador, cada persona es un mundo, con sus gustos, sus motivaciones, sus debilidades, y sólo cuando la estrategia de la organización conlleve saber de estas diferencias podrá sacar el máximo partido de cada uno de sus miembros.

El conocimiento no es un fenómeno estático, por el contrario, supone una evolución, un cambio constante puesto que cada sujeto evoluciona, ya sea por estímulos internos (nuevos gustos, madurez, experiencias vividas) o estímulos externos (cursos, relación con los compañeros, propia evolución de la organización que afecta al trabajador). Por tanto acercarse al trabajador, a la persona no es un hecho puntual, sino que es un estado permanente.

Del conocimiento viene la eficacia no sólo del trabajador, sino también de la dirección. Ésta es eficaz cuando es capaz de encontrar el puesto adecuado para cada trabajador. No hay malos trabajadores, sino puestos de trabajo mal elegidos.

La gran variedad de personas requiere por parte de la organización un auténtico esfuerzo de microsegmentación, de fidelización gestionada individualmente, de análisis del puesto de trabajo y de integración de la diferencia.

Cada uno es de su padre y de su madre pero el objetivo es común, y la diversidad es un activo.

Pasos fundamentales para Reposicionar un Establecimiento Hotelero y adquirir Ventajas Competitivas

Ya he reflejado en alguna ocasión la importancia de involucrar a todo el equipo humano de un hotel en el proceso de implementación de una nueva estrategia. Es importante también que el equipo directivo entusiasme a clientes, colaboradores y el personal con los planes previstos para trabajar con la perspectiva de un hotel “nuevo y mejorado”. Su interés y su apoyo son vitales para el éxito de este proceso siempre disruptivo. Cabe también advertirles acerca de algunos inconvenientes que el proceso podría conllevar, pero que evidentemente derivaran en un beneficio para ellos a corto plazo.

Es absolutamente crucial para lograr la nueva posición en el mercado, dotar al equipo de la formación adecuada, exhaustiva y concisa de todo el personal del hotel para entregar este nuevo producto y brindar los servicios correspondientes. Obviar este paso, o no darle la importancia que le corresponde, conlleva casi con total seguridad a que toda la inversión en dinero, tiempo y otros recursos, no haya servido para nada. Por lo tanto, la dirección debe acompañar a los empleados, explicarles el proceso de reposicionamiento  y capacitarlos adecuadamente sobre cómo y administrar eficientemente los servicios agregados.

Es fundamental también realizar un análisis P&L minucioso e imparcial con el fin de tomar decisiones coherentes y evitar tener que corregir sobre la marcha. Es importante no avanzar en el proceso de reposicionamiento  simplemente porque ya se han invertido importantes costos en el proceso de investigación y planificación. Si se descubre que este proceso no generará ganancias o aumentará los ingresos del hotel, entonces deberá detener el proceso sin pensar cuánto dinero ya se gastó en ello.

Todos conocemos hoteles sobredimensionados en servicio y, en consecuencia también en precio, mucho más allá de lo que los clientes están dispuestos a pagar, y de la capacidad de ser rentables. ¿alguna vez se ha preguntado porque? Tal vez la explicación está en el párrafo anterior.

Mejorar la calidad de los servicios prestados
La calidad del servicio no puede ser más importante en la industria hotelera, uno de los principales atributos que mantiene a los clientes leales a un hotel es la calidad de los servicios que estos clientes reciben del hotel. Un hotel puede tener unas instalaciones y un diseño muy atractivos y esto podría atraer clientes, pero las instalaciones y el diseño no son suficientes para mantener a estos clientes fieles al hotel.

En general, al cliente les gusta que lo traten adecuadamente y se sientan respetados, de ahí la importancia de invertir más para mejorar la calidad de los servicios que brindan los hoteles y enfocarse en capacitar a los empleados y crear un sistema de retroalimentación donde los empleados puedan conocer su desempeño y también donde necesitan mejorar para poder brindar mejores servicios a los clientes. Esta capacitación también debe realizarse periódicamente para volver a enfatizar la importancia de brindar servicios de calidad constante, o de mejora continua.

Algunos de los servicios de los que se quejan la mayoría de los clientes son: servicio de internet, el mantenimiento, servicios de alimentos de calidad a un precio que tenga una buena relación calidad-precio, salas de reunión bien equipadas, etc.

Sabemos que los clientes de hotel, especialmente aquellos que planean quedarse por varios días, visitarán un hotel que les brindará comodidad y, en general, donde se sentirán como en casa. De lograrlo, a un precio correcto, sin duda se consigue una importante ventaja competitiva.

Proceso de mejora de la calidad de los servicios
Comprenda las expectativas de los clientes. No es sorprendente que la base para mejorar la calidad sea también el punto de partida para una gestión efectiva de las relaciones con los clientes. La entrega de una calidad superior comienza con una sólida comprensión de las expectativas de los clientes. Los hoteles deben hacer un gran esfuerzo para comprender a los clientes,  sus necesidades y expectativas. Esto ayudará al hotel a proporcionar mejores servicios y también a cumplir las expectativas de los clientes.

Aunque las expectativas de los clientes pueden ser difíciles de cumplir, la dirección puede trabajar para mejorar sus servicios y ser coherente en la prestación de estos servicios.

¿Quien decía que el marketing hotelero no está vinculado a las operaciones? Recuerde, si no lo vincula estaría desaprovechando una oportunidad única para obtener ventajas competitivas sólidas y perdurables en el tiempo. Marketing en los hoteles, no tan solo es publicidad y promoción.

Traduzca las expectativas en estándares de calidad
Comprender las expectativas de los clientes es una cosa, pero los hoteles deben trabajar arduamente para poder traducir estas expectativas en servicios de calidad.

Es importante que los hoteles entiendan que realizar investigaciones para conocer las expectativas de los clientes no es suficiente, la dirección debe trabajar arduamente para traducir estas expectativas en estándares de calidad, que tengan sentido, sean ejecutables, ser apreciados por el cliente, y que este, esté dispuesto a pagar por ello.

En una industria donde la satisfacción de los clientes es la base de la competencia, la dirección del hotel siempre debe mantenerse al tanto de lo que los clientes buscan y esperan, y seguir trabajando para cumplir con ellos mejor que los competidores.

Mantener los estándares de calidad: la consistencia en la calidad del producto y del servicio es muy importante para el éxito de cualquier hotel, este el gran secreto de las grandes cadenas hoteleras, en especial las marcas hoteleras de Lujo. No hay otro.

Los mejores estándares de calidad son de poca utilidad si no se entregan de manera precisa y consistente. También es importante que los hoteles entiendan este concepto, siempre se trata de consistencia, especialmente en la industria hotelera. No importa qué tan bueno sea el servicio que recibió un cliente en el pasado, si el mismo cliente recibe un mal servicio en otra ocasión, el cliente se sentirá decepcionado y podría no visitar el hotel nuevamente a no ser que la incidencia se resuelva adecuadamente.

No prometer demasiado: no hace falta decir que los clientes se sentirán decepcionados si un hotel no cumple sus promesas. La clave es crear expectativas realistas al cliente sobre lo que puede y no puede ofrecerle. Debe asegurarse de comprometerse demasiado con los clientes en su sitio web o en las OTA. La mayoría de los clientes cree que muchos hoteles no cumplen completamente con los servicios prometidos en su sitio web. Engañar a los clientes puede causar un gran daño, desde los clientes decepcionados a sentirse enojados por ser engañados. Es muy probable que dicho cliente no regrese al hotel y, lo que es peor, tal cliente podría decidir ir a las redes sociales y difundir noticias negativas sobre el hotel, lo cual será una situación muy mala para el hotel ya que la información se extiende mucho en las redes sociales. dias. Por lo tanto, es mucho mejor ser honesto con sus clientes acerca de los servicios que se pueden proporcionar y también proporcionar información actualizada a los clientes en su sitio web, es importante que los clientes tengan una confianza total con el hotel.

Las apariencias importan
Existe una declaración popular ‘no juzgues un libro por su portada‘, sin embargo, la industria hotelera es uno de los pocos casos en que la apariencia realmente importa.

Es importante tener en cuenta que no importa qué tan alto sea el nivel de servicio que ofrece un hotel, si las apariencias son malas, lo más probable es que los clientes no frecuentan dicho hotel. En la industria hotelera, la presentación pulida es vital para el éxito, todo sobre la propiedad se evaluará a través de fotografías y comentarios de los clientes antes de que el huésped decida incluso reservar una habitación. Si las habitaciones tienen un aspecto desactualizado, el vestíbulo está sucio o el restaurante se ve abarrotado, los huéspedes emitirán un juicio inicial sobre la propiedad que no favorecerá al hotel. Lo mismo se aplica al personal del hotel también; deben verse profesionales y presentables porque son parte integral de la propiedad, y en su conjunto del teatro que configura el producto.

Construir una fuerte relación con los clientes
Timothy R. Pearson, en su libro “Las viejas reglas del marketing están muertas” explica la importancia de la relación con el cliente; él dice que en el proceso de reposicionamiento, las empresas deben reinventar la relación con sus clientes para que la experiencia en sí tenga valor. Además, analiza que la forma en que las organizaciones interactúan con las perspectivas y los clientes determina cómo se perciben estas organizaciones, y este concepto de percepción de los clientes es el objetivo principal del posicionamiento o el reposicionamiento.

Los hoteles siempre deben trabajar para establecer buenas relaciones con sus clientes, una forma en que pueden hacerlo es promoviendo la confianza de los clientes en ellos.  Un elemento integral del enfoque de marketing relacional es el concepto de promesa. Las responsabilidades del marketing no solo incluyen hacer promesas y persuadir a los clientes como contrapartes pasivas en el mercado para actuar de una manera determinada, sino también para cumplir las promesas, lo que mantiene y mejora la relación de forma evolutiva.

Otra forma es creando una buena comunicación con los clientes; comunicaciones en el contexto de la relación con el cliente es la capacidad de proporcionar información oportuna y confiable. Los clientes tienden a ser más leales cuando existe una comunicación efectiva entre un hotel y sus clientes, esto también ayudará a mejorar la relación entre el hotel y el cliente.

Los hoteles también pueden construir una relación sólida con los clientes mediante su método de manejo de conflictos. A veces las personas no se enojan por un conflicto, tienden a enojarse más por la reacción o la forma en que se maneja la situación; si se maneja correctamente, el cliente podría ser más leal al hotel.

Crear una relación sana con los empleados
En la industria de servicios, los clientes no solo tienen una conexión emocional con la empresa o sus servicios, sino que también tienen conexión (buena o mala) con el personal de la marca o los representantes de servicio al cliente.

Los empleados se vuelven cada vez más importantes en la industria hotelera y su calidad y rendimiento efectivo son más importantes porque están teniendo una interacción directa con los clientes y son responsables de satisfacer a los clientes, no a las estrategias de la organización. Como es importante crear una relación sana y sólida con los clientes, es aún más importante crear una relación sólida y saludable con los empleados.

Directivos sin capacidades de Liderazgo, ¿qué hacer?

El término “líder” es una expresión demasiado maltratada. Se utiliza casi para todo aquel que destaca un poco en algo, y aquí al menos parte de un momento de referencia positiva por parte del que es objeto del calificativo.

Sin embargo, en demasiadas ocasiones el término va con el puesto, sin más mérito que el nombramiento. Por desgracia he visto Directores sin el menor asomo del Liderazgo que su posición requiere.

¿A dónde lleva esto? A falta de credibilidad entre el equipo, inseguridad, incertidumbre, desconfianza, en definitiva, el peor caldo de cultivo para un negocio que depende en gran manera de la motivación y el entusiasmo del equipo humano que es quien brinda el servicio. 

Y reconocer la falta de liderazgo tampoco debería ser motivo para avergonzarse. Pero no asumirlo nos lleva a adoptar posturas todavía más negativas para el desempeño de nuestro negocio. Uno puede tener grandes capacidades técnicas y operativas, y no ser un líder. Tampoco pasa nada. Peor es cuando no se tiene ni lo uno ni lo otro, que también los hay 🙂

Por lo tanto, demos por sentado que las capacidades técnicas y operativas están ahí, el primer paso entonces debe ser asumir y reconocer que falta algo.

Dice Josep Ramoneda que “el discurso del liderazgo es la justificación de los elevados ingresos de muchos directivos“, como estamos viendo en estos momentos. Es cierto que en ocasiones la etiqueta afecta a la función, como es este caso. En más de una ocasión se tiñe de lider al que se nombra como tal sin serlo. No existen los líderes a dedo, el liderazgo se demuestra día a día, ganándose los galones.

Usted, dueño o director de hotel, puede que no se sienta el líder y, si lo es, debe demostrarlo motivando e inspirando a sus empleados. Es más, muy posiblemente tenga entre sus empleados al verdadero líder, al motivador de sus compañeros, al que guía el trabajo diario de cada uno de ellos. Esto es periodos de estancamiento, es de  vital importancia.

Busque entre su equipo al que es líder sin serlo, sin tener un puesto o un cartel en su puerta que diga que lo es. Ese es el líder verdadero, el que lo es naturalmente, el que lo entiende como algo normal, que forma parte de su manera de ser. No sienta celos de esa persona. Simplemente utilice sus capacidades para transmitir a su equipo lo que usted haría no tan bien como esa persona.

=&0=& Un jefe es alguien al que tengo que obedecer, un líder es alguien al que quiero seguir y escuchar, es alguien inspirador. La voluntad del trabajador forma parte del concepto de líder. Si tengo voluntad de seguir es a un líder, si tengo obligación es a un jefe.

Mire a su alrededor y busque los líderes de su equipo, es fácil, sólo tiene que seguir a sus trabajadores.

eBook Gratuito: Liderazgo y Gestión de Equipos de Alto Rendimiento en la Hotelería Actual

En hotelería, y creo que en ningún otro sector, ningún directivo ha tenido el equipo perfecto. Incluso los mejores equipos, tienen su cuota de personalidad propia que a veces podría volver loco a cualquiera. La diferencia entre el éxito y el fracaso de cualquier equipo, aparte del conjunto de individualidades que lo componen, es qué están comprendidos, dirigidos y motivados están sus miembros. Todos los aspectos que podrían hacer enloquecer, pueden impulsar la productividad hasta puntos insospechados.

Para que esto suceda, un Líder debe tener claros determinados aspectos del alto rendimiento de los equipos. Le invito a conocerlos, descargando este manual gratuitamente que recoge lo aprendido y lo olvidado a lo largo de mi actividad.