Motivar al equipo de manera efectiva y sin autoritarismo

image_print

Para ser un líder de verdad, uno debe saber mantenerse en el punto justo de equilibrio entre motivar a las personas y tratar de mantener el control sobre ellas. El liderazgo no necesita apoyarse en la autoridad, y ni mucho menos exigir al equipo con la actitud del “porque lo digo yo”.  Signo inequívoco de la incapacidad de uno para gestionar personas y mucho menos dirigir un hotel.

El liderazgo es complejo. Muchos directores piensan que su posición conlleva un derecho, incluso una obligación, de hacer demandas. Pero es exactamente en tiempos difíciles cuando las personas necesitan un líder que pueda gestionarlas de manera efectiva. Idealmente, eso significa reunir a un equipo diverso con experiencia, habilidades y estilos de trabajo diferentes, y explorar diferentes formas de mover a su organización hacia sus objetivos. Como líder, tienes responsabilidad, autoridad. Para lograr los objetivos del equipo, se espera que, entre otras cosas, motive, facilite, aliente, se comunique de manera efectiva, genere confianza y resuelva conflictos. Y eso es liderazgo.

Motivar al equipo de manera efectiva y sin autoritarismo

Entonces, ¿cómo motivar a las personas sin autoridad? Aquí hay algunas posibilidades:

Cultivar una cultura sana.

Establezca un ambiente relajado donde se aliente a todos a hablar y compartir sus opiniones e ideas. Un clima respetuoso y alentador hace que las personas se sientan valoradas y motivadas para trabajar duro y lograr grandes cosas.

Establecer metas que marquen el camino.

El liderazgo depende de establecer metas comprensibles y alcanzables. Cuando reúne a un conjunto diverso de personas, los objetivos claros y específicos son aún más esenciales. Los miembros del equipo tienen sus propias perspectivas y puntos de vista que pueden guiar a su equipo en diferentes direcciones hasta el punto de que van en círculos si no hay una dirección central. Trabaje para ganarse el respeto de su equipo para protegerlo de conflictos, fricciones, disputas o discordias. Establezca las metas y la dirección de tal manera que todos sientan que están apoyados y motivados.

Deshazte de las reglas tontas.

Un enfoque de mano dura puede llevar al resentimiento y al incumplimiento. Deshazte de las reglas y regulaciones que no son realmente necesarias. Si estás atrapado en un viejo modelo de normas arbitrarias, aprende a adaptarte al entorno cambiante. Liberar a las personas de ser vigilado por reglas tontas es extremadamente motivador.

Hacer relaciones basadas en la colaboración.

Si la gente cree que estás en esto con ellos, los motivará a trabajar más duro para tener éxito. La asociación crea comunidad. Significa que juntos se lograran grandes cosas. Pensar en ti mismo como un compañero te ayuda a mantenerte flexible e inspira a otros a hacer grandes cosas.

Empoderar a las personas para ser grandes profesionales.

Los líderes que dan poder a otros pueden ser muy influyentes y motivadores. Cuando usas tu poder para ayudar a otros a lograr grandes cosas, naturalmente sentirán confianza. Y cuando las personas sienten confianza, asumen más responsabilidad por los resultados. El empoderamiento es un gran motivador, y puede usarse para reconocer los esfuerzos de aquellos que trabajan duro y logran el éxito.

Liderar un equipo es un desafío definitivo que puede poner a prueba todas sus habilidades, desde establecer metas hasta involucrar a los miembros del equipo en la toma de decisiones hasta crear un clima de apertura y honestidad. Pero cuando demuestras que crees en el valor de su trabajo y estás dispuesto a ayudar a superar cualquier obstáculo que encuentren, respetarán tu integridad y trabajarán arduamente para lograr grandes resultados.

Dirigir desde dentro.

Si recuerda dar prioridad a las necesidades de su equipo y trabajar arduamente para proteger sus intereses, les demostrará que está apasionadamente comprometido con su éxito.

 

suscripción rápida

con un 'click'

Otros artículos que le pueden interesar:

image_print