10 Cosas que un Director de Hotel nunca debe permitir

Una buena gestión es el producto de varios factores. La habilidad y la educación desempeñan un papel importante, pero uno de los distintivos más importantes de los grandes directores de hotel son los estándares que sostienen. Eso significa construir buenos hábitos de acción y pensamiento, y trazar una línea firme en las cosas que son inaceptables. Se trata de lo que hacen, pero también de lo que nunca participarán o permitirán en su equipo.

Para construir una carrera exitosa y una vida como director de hotel, sepa dónde están las líneas rojas que puedan dañar su liderazgo, su equipo y su hotel. Твитнуть

Por citar algunos:

1. Inercia.

La realidad del liderazgo es que los resultados de ayer se convierten en el status quo de hoy. Los buenos directores necesitan estar constantemente avanzando y preparados para aprovechar las oportunidades. La inacción es incompatible con un liderazgo fuerte.

10 Cosas que un Director de Hotel nunca debe permitir

2. Mala comunicación.

Los mejores directores ponen la comunicación en el corazón de su liderazgo. Su comunicación es oportuna, clara y apropiada, y esperan lo mismo de quienes los rodean, porque la comunicación es una vía de doble sentido.

3. La mediocridad.

Los buenos directores son personas comunes y corrientes que aspiran a lo extraordinario. Buscan constantemente superar las expectativas, las suyas y las de los demás, y nunca les interesa escuchar  que algo va “lo suficientemente bien”.

4. La ambivalencia.

Los líderes exitosos no tienen el tiempo ni la paciencia para la indecisión. Ellos entienden que para lograr el éxito, deben dejar de lado el miedo y la duda, elegir un camino y seguirlo. Sus decisiones se basan en el conocimiento y el pensamiento estratégico, pero no hacen reuniones ni crean subcomités para examinar cada detalle antes de tomar una decisión.

5. Relaciones tóxicas.

Los buenos directores no desperdician su valioso tiempo y energía en relaciones negativas. Establecen límites, se distancian de la negatividad y redirigen su enfoque firmemente hacia lo positivo. La positividad es combustible para el progreso.

6. Deshonestidad.

La deshonestidad destruye las reputaciones y, en última instancia, el éxito. Si no se puede contar con ser honesto, ¿qué tipo de directivo es?

7. Falta de respeto.

Un buen director trata a cada persona que encuentra con respeto. Se gana el respeto, en parte, debido a su disposición a mostrar respeto a los demás, y no permite que nadie a su alrededor sea tratado con falta de respeto o sea irrespetuoso.

8. El miedo.

Los líderes son humanos, y nadie vive sin miedo. Pero los mejores directores entienden que para tener éxito, deben enfrentar sus miedos y moverse a través de ellos para tener éxito. Sienten su miedo y siguen adelante.

9. La negatividad.

Los directores exitosos evitan la negatividad porque saben que solo puede frenarlos. Nada bueno viene de ser negativo; la negatividad solo engendra más negatividad

10. Falta de integridad.

Los líderes exitosos entienden la importancia de la integridad. Cualquier persona a su alrededor que carezca de integridad compromete su trabajo, su equipo y su liderazgo. Lideran con carácter en todo lo que hacen, y esperan que otros hagan lo mismo.

Hay muchas más cosas que un buen director de hotel no debería tolerar, y esta lista solo recopila las que creo más importantes.

 

suscripción rápida

con un 'click'

Otros artículos que le pueden interesar: